Los Castigos

Mis padres me educaron con la cultura de los castigos, si no hacia lo que ellos querían me castigaban, si desobedecía me castigaban, si les contestaba me castigaban, cualquier cosa que no fuera lo ellos querían que hiciera era castigada. Los castigos eran variados, quitarme mis juguetes preferidos, encerrarme en la habitación sin salir, no dejarme salir a la calle con mis amigos…

En el colegio también vivía el castigo, me dejaban sin recreo, me mandaban a una esquina de la clase de pie, me hacían copiar en un cuaderno o en la pizarra 100 veces una frase tipo “En clase no se habla”, si no traía los deberes, para el día siguiente me ponían más que a los demás.

Si no estaba de acuerdo o no quería hacer algo, con el miedo al castigo conseguían el resultado deseado, pero eso no hacía que yo cambiara mi actitud, si sabía que había muchas posibilidades de que no me descubrieran, no dudaba en hacer lo que yo quería aunque eso estuviera mal, en otras ocasiones prefería hacerlo y asumir el castigo, además después de cumplir el castigo ya estábamos en paz, es decir sentía que ya había pagado por “mi pecado” y podía volver a hacerlo otra vez.

Los castigos consiguen que gracias al miedo a ellos no se haga determinado comportamiento, pero no modifican la actitud o las ganas de hacerlo.

Por otra parte hay una creencia generalizada de que si no castigamos a nuestros hijos no les estamos educando correctamente y se convertirán en unos salvajes.

Hoy en día ya hay suficientes estudios que demuestran que educar con castigos es contraproducente, anula la personalidad de nuestros hijos y les baja la autoestima, les humilla, les vuelve sumisos ante las injusticias, fomenta el resentimiento y la violencia.

Lo que más me asombra es que en los colegios se sigan usando estas técnicas.

Yo ya no castigo, uso otras técnicas que no están basadas en el miedo sino en el respeto y la confianza.

¿Y tú? ¿Sigues castigando a tus hijos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *