Estudiar en Verano

¿Tienes que estudiar en verano?

Si la respuesta es afirmativa, muy probablemente sea porque no has conseguido aprobar todas las asignaturas que tenías o que te habías matriculado.

Los motivos pueden ser diversos, ha sido mala suerte, el/los profesores la han tomado conmigo, me cuesta mucho estudiar esta/estas asignaturas o no se me dan bien…

Muchas veces usamos esas respuestas cuando alguien nos pregunta ¿Qué ha pasado? Lo realmente importante es que te hagas tú mismo esa pregunta y te contestes con sinceridad, profundizando realmente en lo que ha pasado durante todo el curso, no se trata de ponerse escusas, si no de analizar profundamente el motivo.

Al hacer esto muchas veces nos damos cuenta que esa respuesta “oficial” que tenemos para el exterior (y que en muchos casos nos la hemos terminado creyendo), no es del todo así o hay algo más detrás de ese resultado.

Lo bueno de este ejercicio es que si no quieres, no tienes que compartirlo con nadie, sólo contigo con quien puedes ser totalmente sincero. A ti mismo es difícil engañarte.

Y ahora que ya has profundizado y tienes claro porque ha sido, vuelve a preguntarte ¿Hay más motivos que puedan haber influido?

Normalmente no suele haber un motivo único, suele ser un conjunto de sucesos unidos, así que te recomiendo que busques más de un motivo, que reflexiones y profundices.

¿Y todo esto para qué?

Para evitar que te vuelva a pasar, para corregir el comportamiento, para mejorar la motivación, para darte cuenta que otras cosas puedes hacer para mejorar los resultados.

Ya que si no te planteas los motivos y sigues como hasta ahora, puede que sigas obteniendo los mismos resultados.