¿En qué consiste ser padres?

Esta pregunta puede tener muchas respuestas y todas seguramente correctas.

Una de las que a mí me parecen más acertadas es la de preparar a nuestros hijos para que sean independientes y sepan valerse por ellos mismos.

Esto en realidad es lo que pasa en la naturaleza. Los osos, por poner un ejemplo, enseñan a sus crías a cazar y sobrevivir, mientras las protegen de los peligros de otros depredadores o de la propia naturaleza

Sin embargo nosotros tenemos un cerebro más “evolucionado” (aunque a veces no lo parezca) 🙂 y esto hace que podemos complicar esa definición todo lo que queramos.

Nuestros hijos podrían por ejemplo, valerse por ellos mismos a costa de perjudicar a otros, de aprovecharse de las situaciones, de imponer su voluntad a los demás. Son independientes, pero ¿hemos actuado correctamente como padres?

Para responder a esta pregunta habría que hacerse otra ¿Qué valores crees que son más importantes para tu familia? En función de los valores que pensemos que son los mejores para nuestros hijos así les educaremos y les prepararemos para su futuro y aquí es donde vienen los distintos tipos de educación que reciben nuestros hijos.

Si para mí es más importante que no se metan con mi hijo bajo ningún concepto, le prepare para defenderse aunque sea pegando a otros niños.

Si para mí es más importante que acate las normas sean las que sean, le preparé para que sea sumiso y obediente.

Si para mí es más importante que destaque por encima de todos, le preparé para ser competitivo.

etc.

¿Has pensado que valores son los que consideras importantes para tus hijos?