¿Sabes a qué quieres dedicarte?

Desde muy jóvenes en la enseñanza obligatoria nos hacen elegir la dirección que queremos tomar en nuestra vida. Sin embargo casi nunca nos preparan para tomar esa decisión. Algunos jóvenes tienen claro su objetivo, pero no es el caso de la mayoría.

Existen varios problemas por los que elegir que opción escoger resulta difícil. El primero como ya he comentado es que no nos han preparado para ello, el segundo es que una vez elegido parece que ya no hay posibilidad de rectificar, otro pueden ser la presiones familiares que nos “animan” a elegir la opción que no queremos.

Muchas veces nos encontramos que hemos tomado un camino y nos damos cuenta que no es lo que queríamos o que lo que nos habíamos imaginado no tiene nada que ver con la realidad, entonces nos sentimos frustrados, decepcionados y nos sentimos perdidos.

Creo que sería fundamental que desde pequeñitos nos prepararan para saber tomar decisiones.

¿Y cómo se hace esto?

Desde mi punto de vista, lo primero que tendríamos que tener claros son cuales son los valores que rigen nuestra vida ya que si lo que hacemos está alineado con nuestros valores, nos sentiremos felices y motivados, pero si lo que hacemos no está alineado con nuestros valores, entonces tendremos la percepción de que nuestra vida no tiene sentido y nos sentiremos vacios y traicionados por nosotros mismos.

Otra cosa necesaria es conocer que cosas son las que nos apasionan o nos gustan. Muchas veces pregunto a los jóvenes que cosas son las que realmente les llenan y les hacen sentir bien y la mayoría de las veces no saben contestar o no lo tienen claro, otros contestan que divertirse, pero en la mayoría de los casos divertirse es igual que evadirse de la realidad…

Pocas veces nos paramos a pensar que actividades son las que realmente nos gusta hacer y que además aportan valor a los demás. En esta sociedad en la que vivimos el trabajo y la diversión parece que no pueden estar juntas.

También es importante tener claro que es lo que sabemos hacer bien y que  a los demás les cuesta hacerlo. Cuando hacemos algo de manera natural, tendemos a pensar que todos los demás son capaces de hacerlo del mismo modo y con la misma facilidad, sin embargo para los demás conseguir hacerlo puede ser algo difícil o imposible. Si somos capaces de darnos cuenta que algo que hacemos fácilmente a otros les cuesta, podemos orientar nuestra vida hacer eso por ellos o a ayudarles para que consigan hacerlo.

Te invito a que te tomes el tiempo necesario para que identifiques tus valores, tus pasiones y tus talentos y de esta manera seas capaz de orientar tu futuro con coherencia.